2018

EL SECRETO PARA LOGRAR HÁBITOS SALUDABLES

Todas sabemos que hay una fuerte conexión entre la mente y el cuerpo. La manera como se afectan el uno al otro es impresionante. Lo que haces con tu cuerpo afecta a tu salud mental, espiritual, emocional, relacional e incluso económica. Necesitamos energía y vidas saludables para tener lucidez  mental y vivir bien la vida, así hemos sido creadas. ¡Somos una creación extraordinaria!

Los hábitos son la clave para el éxito. El problema es que, la fuerza de voluntad para ejercitar los hábitos que tanto deseamos, no dura mucho. Nos cansamos de hacer lo correcto y luego lo abandonamos.

A fin de entender esto mejor te pido que analicemos estas dos verdades:

“Así que no nos cansemos de hacer el bien porque a su debido tiempo cosecharemos si no desmayamos”

“Dios puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o imaginar mediante su gran poder que actúa en nosotros”

De acuerdo a estas palabras, el poder para continuar, para cambiar nuestros hábitos, para perseverar en algo que nos hemos propuesto, lo conseguimos de nuestro creador.

¿Y como lo hacemos? Tan sencillo como pidiéndole que nos capacite y confiando en él. Si a veces fallamos nos levantamos y volvemos a depender de él. No olvides que podemos hacer todas las cosas a través de aquel que nos fortalece y otra cosa súper importante es que se hará conforme a nuestra fe. No será por nuestra fuerza, sino por su ayuda. Esta es la forma para poder cambiar un hábito.

Ahora es importante que entiendas otra cosa. No debemos confundir nuestros hábitos con nuestra identidad. Ellos no son los que nos definen. Somos hermosas, llenas de vida, victoriosas y con un potencial increíble, porque así fuimos creadas. No se trata de estar obsesionadas con la belleza física y los cuerpos sexys. La clave no es obsesionarte, eso solo te hará daño y más bien te alejará de vivir una vida saludable. La vida saludable es integral, involucra tu cuerpo pero también tu mente y tu interior. Eso es lo que honra a Dios y por eso tengamos la seguridad de que él nos ayuda. Aquel que te creó espera que cuides el cuerpo que te dió.

Hoy te hablo de una vida saludable edificada sobre el amor incondicional.  Amarnos  como hemos sido diseñadas.

¿Sabias que es el amor  y no el temor, la culpa o la presión lo que nos hace avanzar cuando ya no podemos?

Necesitas el plan de Dios para cambiar, por eso aquí te presento…

Cinco elementos para el cambio duradero:

1º El cambio esta cimentado sobre la verdad, amarnos como fuimos creadas y cuidar lo que se nos entregó con la ayuda de quien nos creó.

2º El cambio requiere tomar sabias decisiones. Reconocer cuales son los hábitos que te perjudican y tomar decisiones determinantes de vencerlos.

3º El cambio requiere nuevas formas de pensar. Aprender a reemplazar pensamientos en lugar de resistirlos. Lo que resistes, persiste; cuanto más luchas con un sentimiento, más te controla. Cambia el canal de tu mente. Re-enfóca tu atención en otra cosa y perderá su poder sobre ti.

4º El cambio requiere dominio propio, así que ojo, mientras más permito que aquel que me creó, dirija mi vida, más dominio propio tengo.

5º El cambio requiere buenos amigos. Fuimos diseñados para las Relaciones, para vivir en comunidad, no fuimos  creados para estar aislados. Los cambios más profundos ocurren cuando te abres con unos cuantos amigos de confianza que te apoyen y estén pendientes de ti en el proceso de cambiar tus hábitos. Puede que varios de ellos hasta te acompañen para lograrlo en equipo.

Lo que para nosotros es imposible, se vuelvo posible cuando ponemos nuestra confianza en quien nos creó. El tiene el poder para hacer cambios en nuestra vida. Nosotros lo permitimos mediante las decisiones que tomamos. Decidimos buscar su poder, amor, fe y sabiduría y la clave para enchufarse es la oración.

Deja de intentarlo y comienza a confiar. La clave para una vida de fe no está en intentarlo con más empeño. No se trata de empecinarte, sino de relajarte en su gracia, para que él pueda hacer a través de ti lo que desea.

Otra verdad dice que él es el que produce en nosotros tanto el querer como el hacer y que todo lo podemos hacer por medio de él quien nos da las fuerzas.

Así que cualquier cosa que puedes hacer por tus propias fuerzas no requiere fe ni esfuerzo. Pero las áreas de tu vida que parecen incambiables, requieren un poder mayor que el que tu tienes. Sin fe es imposible agradar a Dios.

 

Romina

3

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Derechos de autor @ Diseña tu vida con Romina 2020